Destacado

Del caos a las letras

He cruzado el infierno en busca de alas y solo encontré dos pedazos de papel rasgado de algún cuadernillo olvidado. Los recogí del piso, tomé una piedra caliente. Mis dedos se quemaron, no lo niego, pero con esa piedra cargada de la culpa de miles de almas en pena pude escribir.

En esos dos trozos de papel redacté mi vida. Rifé una a una mis penas hasta que estuvieron todas dispuestas a salir, dispuestas a darse golpes y convertirse en letras.  Me permitieron unir los fragmentos de mí misma y darle paso a lo que en un futuro pudiese ser llamado arte.

Abandoné los formatos, las reglas, los dogmas y solo estuve con esa piedra y el papel, volcándome en espíritu como quien vomita hasta la bilis con tal de encontrar la salud perdida.

He decidido ser yo. He regresado a este medio sin salir de mi infierno solo para compartir con ustedes mi metamorfosis. Espero poder levantarme en medio de las cenizas y bailar, reírme de las brasas, cantar, pintar, escribir y SER. Anhelo que al final del camino estén ustedes a mi lado, celebrando los logros que juntos podamos construir.

Es por ello que los esperaré siempre con sus comentarios y aportes.

Con el mismo cariño de siempre,

Nicole.

 

Anuncios

Contigo

Contigo quiero una casa de cristal

Contigo quiero un amor que no envejezca

Contigo quiero eternidad

Y una luna cuando anochezca

a

Contigo quiero una mirada dulce

Contigo quiero una sonrisa perpetua

Contigo quiero un recuerdo vívido

Contigo quiero un amanecer de estrellas

a

Contigo quiero un beso vehemente

Contigo quiero una caricia tierna

Contigo quiero amanecer cada día

Contigo quiero un abrazo de quimeras

a

Contigo quiero ser luz del día

Contigo quiero ser noche tentadora

Contigo quiero ser ave cantarina

Contigo quiero una vida de gladiolas

a

Contigo quiero ayer y mañana

Contigo quiero ver las estrellas

Contigo quiero mi vida

De la tuya por siempre cubierta

a

Contigo quiero alegría

Contigo quiero tristeza

Contigo quiero una corona

Contigo quiero mi descendencia

a

Nicole Brouged, 2006

Te regalo una poesía fea

Hoy te regalo una poesía

Realmente no pensé que para ti saldría

Pero así es la vida de loca

Así es la que escribe esta oda

¡Oda para ti, quién lo diría!

a

Soy como el viento,

A veces brisa, a veces intenso

Cambiando de dirección cada día

¿Más que tú? ¡Jamás podría!

Que no sabes ni dónde me encuentro

a

No sabes si hoy visto de gris

¿De mí ahora te reís?

Eres una esquela

Sin destinatario alguno

¡Si lees esto, morís!

a

La he echado al correo

¡Valga escrito tan feo!

No me he inspirado

Solo anoto lo pensado

No reviso, ni tanteo

a

Es asonante

No tiene rima

Es dispareja

¡Qué ya te oigo

Desde lo lejos!

a

Esta poesía no se concluye

Como mis creencias

Como tus logros

Como tú mismo

Como nosotros

a

Si tú me has inspirado

Para que hoy escriba

No pidas mucho

No hago milagros

Con tus silencios y tus rechazos

a

Si pintor yo fuera y tú el retratado

No habría tanto parecido

Como este poema raro

Que te describe

Así, todo disparatado

0

Este confuso que hoy te escribe

Sin ton ni son, simplemente

Quise regalarte unas líneas

Feas y extrañas

Parecidas a ti

a

Nicole Brouged, 2003

Cuando no estés

No sé cuándo te vas

Solo sé que un día lo harás

Quizás no sea ni hoy ni mañana

Ni el resto de la semana,

Ni mil años, ni en cien mil siquiera

En algún momento te marcharás

a

Sola como el oasis en el desierto

Me quedaré aquí cuando te hayas ido

Esperaré paciente a que algún peregrino

Me halle y se sienta dichoso

De tener el agua para calmar su agobio

Y en mi arena descanse sus pies adoloridos

a

No sé cuándo te irás

(¡Ya no sé ni cuándo llegaste!)

Te vas un día y vuelves al siguiente

Trayendo contigo la pena silente

Que desgarra mi alma, indolente

Abandonándome a mi mala suerte

a

Te vas, lo sé, lo presiento

No puedes solo tú ser eterno

Te irás cuando estos dedos

Te atraigan desde la muerte

Lanzándote al abismo oscuro

¡Seré yo mucho más fuerte!

a

Te hice mío, como los miedos

De aquellas horas sin luz

Te hice mío como los años,

Como el dolor que me hace daño,

Me aqueja y me pone de empaño

La alegría que me has quitado tú

a

Ahora que miro tus ojos en los míos

Tiemblo en el temible vacío

Al encontrar la realidad

Donde puedo ver tu engaño

Tu odio mezquino y huraño

Tu falta absoluta de bondad

a

Sonreiré cuando te hayas ido

Mi vida feliz será tu castigo

Y mi cuerpo será testigo

De las cenizas sobre las que bailaré

Serán las tuyas, ser miserable

Y en ese instante mismo te olvidaré.

a

Nicole Brouged, 2003

En los brazos del viento

En los brazos del viento

Me alzo en vuelo

No pienso, no vivo

Me dejo llevar

a

En los brazos del viento

Soy un ser nuevo

No lloro, no río

Me dejo elevar

a

En los brazos del viento

Absorta contemplo

El mundo pequeño

El espacio y más allá

a

En los brazos del viento

No pierdo la dicha

Me entrego a ella

Me dejo arrullar

a

En los brazos del viento

Se consumen mis fuegos

Se calientan mis hielos

Soy tibio, ¡Soy normal!

a

En los brazos del viento

A ti te contemplo

Me doy a tu gracia

Sin analizar

a

Todo lo puedo

Todo lo logro

Cuando me dejo llevar

En los brazos del viento

 

Nicole Brouged, 2003

Sin ti

Estoy triste y solo mirando la luna

Oscuro y callado como la eternidad

Estoy tan herido en la noche serena

Estoy perdido en esta soledad

a

Mi vida entera te había esperado

Eres mi alegría, mi gracia, mi dios

Inspiración, pensamiento amado

No estar a tu lado es mi perdición

a

Busco en mi interior y no hallo nada

Solo sombras putrefactas y salgo de mí

En otras manos me ve la madrugada

Apenas lo noto, no estás aquí

a

Te busco en el silencio profundo

En mi propio ser, te quiero encontrar

Salgo, respiro y luego me hundo

Asumo el riesgo, no quiero fallar

a

No puedo perderte, eres insustituible

Y por mi estupidez te he ahuyentado

Hoy sin mí eres libre, indetenible

Cuánto sueño con tenerte a mi lado

a

Estoy triste y solo mirando la luna

Estoy frente al espejo de la realidad

Puedo verte, tomas mi mano

La lucidez me ha abandonado

a

No puedo solo, ya estoy derrotado

El ciclo del vicio vuelve a comenzar

Te busco por dentro, lo intento por fuera

¡Maldita sea! No te puedo encontrar

a

Estoy triste y solo mirando la luna

Oscuro y callado como esta locura

Vacío como la nada y el perverso frío

Dentro de mí, soy enorme como el mar

a

No tengo palabras para expresarme

¿Acaso te he dicho que no puedo más?

Que el silencio me aterra, me aterra la luna

Los años me pisan como la orilla del mar

a

Estoy triste y solo mirando la luna

Luna llena, nueva, creciente y menguante

Cristalina, intangible, poderosa y radiante

¡Por favor, no te acerques más!

a

Estoy frente al cristal que refleja mi vida

La miseria me ha consumido, desaparezco ya

Sin el néctar divino que me brindas tú toda

Te juro que no puedo avanzar

a

Estoy triste y solo mirando la luna

Hoy no te tengo —no te he tenido nunca—

Pero muy pronto llegarás

Te espero, te siento, el ocaso volverá

a

Nicole Brouged, 2003

Silvestre

Pequeña flor silvestre:

Escucha el murmullo de la brisa suave

Sobre tus pétalos tiernos

Deja que ella seque el rocío

Que te obsequió la fría mañana

Pequeña flor silvestre:

Rueda como un girasol

Perfuma el ambiente

Con tu humilde fragancia

Ofrécele a tu Creador

Tu simpleza y ese opaco color

Mi pequeña flor silvestre:

Deja que el suelo amoroso

Nutra tu raíz sedienta

¡Mi pequeña flor!

Necesitas hoy ser fuerte

Antes de que llegue el ventarrón

Sin pétalos puedes quedarte

¡No lo permitas, pequeña flor!

Porque ni la rosa de terciopelo

Ni la orquídea con su color

Tampoco la margarita risueña

Son más hermosas que tú

Humilde flor

¡Florecilla pequeña y débil!

¡Florecilla, creces entre verdor!

Florecita, el gusano acecha sobre tu sabor!

Eres dulce para las abejas

Y su dorado manjar ha de convertir

El amargo polen que de ti nace

Otros más lo van a consumir

No tienes espinas

—pueden tocarte, hasta tu tallo se puede abrir—

No tienes grandeza, mas eres grande

Eres la flor sencilla de aquí

Vives en junio, octubre y abril

Vives en montes y en la orilla del mar

Eres suprema entre las flores

Tu cáliz divino Dios beberá

¡Florecilla silvestre, entre maleza nacida!

¡Florecita del campo y la eternidad!

Mi flor pequeñita…

Por siempre serás

 

 

Para quien un día, en un poema “simple y profundo”,

 me delató el valor de la amistad

Arx Summa

Mi todo es tan simple

Mi todo es tan tonto

Mi todo es tan sublime

Mi todo soy yo

Sin mí, ¿Qué sería de mi vida?

Sin mí, ¿Existiría alguien como yo?

No. ¡IMPOSIBLE!

Y si no existiera

¿Cómo serían los otros?

Si existiera en otro yo

¿Cómo sería?

Si dejo de existir…

 

Yo soy todo

Un todo es perfecto

Entre los demás

Imperfecto quizás

Me gusta así

Mis manos son mías

Mis labios, míos

Mis ojos, míos

Con belleza o simpleza

Nadie puede ser yo mismo

Por ello me llaman loco

Me ocultan en una habitación de cristal

Para así seducirme y vigilarme

Para reírse de mi soledad

Y de los monólogos de la oscuridad

 

¡Digan los otros lo que quieran!

Mírenme como loco que soy

¡Rompan estas paredes, lacérenme!

Nada importa ya

No estoy aquí para ser feliz

Porque yo soy la felicidad

Soy ángel, soy brisa fresca

Soy lo que ustedes odian más
Si me atan, si me encierran

Ni una palabra mía ustedes conseguirán

Tortúrenme, ellos y ustedes

Todos al final me verán

Como el castillo de los dioses

Como el viento sobre el mar

Como el tiempo que todo lo cambia

Como yo, que soy todo

Soy sublime, soy bondad

Soy la fortaleza suprema

Hoy, mañana y hasta la eternidad

 

Nicole Brouged, 2003

Elévate (Oración a Cristo en la cruz)

¡Elévate!

Sube, sube, no temas…

Aquí estaré.

Llega tan alto como nadie

Como ninguno, como nada.

Se luz

¡Elévate!

Se viento sobre el mar.

Llora sangre y entrégame

Tu vida entera y tu castidad

Amado mío, lléname

Entrégate a mí

Ya no esperaré más…

Extiende tus brazos

Y elévate

Sé algo tan grande

Sé ganas de volar

Calla, no sigas

Cállate y déjame hablar

No guardare tu secreto

¡Elévate!

Lo diré a todos

Te haré llorar.

Y tu dolor será el mío

Elévate tanto que no

Te pueda tocar.

Seré tu enemiga,

Tu amada, tu amiga

Seré tu causa

Y tu nunca jamás

Seré tu todo

Por un instante…

¡Elévate!

Seré lo que nunca has de olvidar

Ven y llora conmigo y

Defiéndete

Te haré daño, te haré sangrar…

Y tu sangre será tan mía

Y seré tan tuya

Y seré del mar

Del viento, de la tormenta

Del Sol y de la Luna

Seré tu locura

Tu odio y tu paz.

Entrégame todo,

Aunque así no lo quieras

Y déjame darte mi pizca de bondad…

Elévate y busca en mi locura

(Entre retazos de amargura)

Convertirte en mi todo

Y mi Eternidad.

 

Nicole Brouged, 2003 

Si te viera de nuevo

Si te tuviera de frente…

¿Qué te diría?

No sé, no me interesa pensar

No puedo crearme

Un pensamiento concreto

Ni de mis palabras,

Ni de tu rostro,

Ni de tu voz

¡Oh! ¡Qué dolor, qué miedo!

¿Qué te diré cuando te vea de nuevo?

Si sólo pensarlo me crea ansiedad

Y lo deseo, lo deseo tanto

Pero la duda no me da felicidad

¡Eres tan hermoso!

Me inspiras tanto

Un poco de alma tú me lo das

Sin ti sentido no tiene mi vida

Sin ti no hay razón de respirar

No te tengo pero no te he perdido

Sé bien que como yo te amo

Tú me amarás siempre mucho más

Si viera tus manos,

¿Las tocaría?

No sé, me detengo a pensar…

Si viera tu regazo:

¿En él me acurrucaría

Como en tantos sueños

Me permito soñar?

Si te viera de nuevo,

Te adoraría mucho más

Nicole Boruged, 2003

No muere la alondra

Brilla la luna sobre mi ventana cerrada

Palpita el aire en un sueño despierto

Muere la duda en un espacio vacío

Canta la alondra al compás del viento

a

¿Cuándo se alzará en vuelo?

a

Saltan los sapos en el valle humedecido

Por lágrimas de rosas, lágrimas sin sal

Vuelan alondras sobre el cielo marchito

a

¿A dónde volarán? ¿Cuándo se detendrán?

a

Ladran los perros y su aullido asusta

Al niño en la cuna

Las alondras no vuelan ya…

a

¿En dónde estarán? ¿Cuándo cantarán?

a

La alondra ha muerto

¿Ha muerto la alondra?

El viento se calma

No tiene olas el mar…

a

Brilla la luna con resplandor inclemente

Saltan los sapos

a

¡El sol brillará!

a

En viento arremete

Contra mi ventana rota

El niño no llora

a

(En brazos de mujer está)

a

Y vuela la alondra

Y canta la alondra

Y brilla el sol en la inmensidad

a

Este poema fue escrito originalmente en el año 2003 y publicado en Cánticos al Silencio © en el año 2015

Libertad

Algo se movía, lejos, fuerte

Yo lo oía zumbar y gritar

Yo lo oía sacudirse

Algo se movía a lo lejos

Algo azul, algo gris, rojo tal vez

Algo avanzaba hacia mí

Algo resbalaba, suave, lejano

La brisa golpeaba mi rostro

Sentía ese extraño aroma

Que jamás hube percibido

Algo fragante, mefítico, fresco tal vez

Ya sabía que algo estaba cerca

Algo alcancé a ver y era tan grande

Que en mis ojos no cabía

Y tan hermoso, y tan horrible

Asustado, batallaba

Me extrañé al verlo

Era diferencia y similitud

Observé a mi alrededor

Nada existía

Pero ese “algo” seguía presente

Lo tomé, lo robé

Y aun así no me pertenece

Aunque sea yo misma

Este poema fue escrito originalmente en el año 2003 y publicado en Cánticos al Silencio © en el año 2015

Sueños

Sueños furtivos

Que se escapan en las frías noches de la ciudad

Y se mueven presurosos el aire prostituido

Sueños sin fundamento,

Sin esperanzas,

Sin mañana

Porque nunca tuvieron ayer

Tienen un ahora,

Un entonces

Pero no se sabe si un después

Ilusiones que vagan sin rumbo

En la oscuridad

Surcando la luna

Y buscando el sol

Almas en pena que,

Vivas,

Yacen en el olvido de lo cotidiano

Flores marchitas

Que esperan convertirse en abono

Después de la ardua jornada del día,

Viene el descanso

El cuerpo fatigado ansía el roce

Con los suaves brazos

De la profunda tranquilidad

Pero, más allá de eso,

Se esconde el deseo de soñar…

Comienzan las locuras más incoherentes

A aparecer

¡Dulce esperanza maldita de un despertar feliz!

La ciudad se abarrota

De silencio y soledad

En cada lugar de descanso,

Bajo cada manta,

Se encierra una historia

Que revolotea como mariposa atrapada…

Es un sueño,

Una esperanza

Este poema fue escrito originalmente en el año 2001 y publicado en Cánticos al Silencio © en el año 2015